Los nombres de Allah

"Al-Wadud"

"El Amante"

Él es el que ama a Sus buenos siervos. El es el único que es digno de amor

Dios, en Su amor infinito e incondicional a sus buenos siervos, les ha dado a todos capacidades, pero sobre todo la capacidad de amarLe. El les ha dado la posibilidad de recibir y alcanzar la Verdad, que está más allá de la comprensión del intelecto ordinario. Fayd es esa capacidad especial.

Esto en sí mismo no es suficiente. Para ser capaz de beneficiarse de esta iluminación,fayd, hay todavía otra condición: la fe; y la fe en acción, que es la de­voción. Que aquellos que buscan la iluminación corran tras la devoción y la adoración.

Al—Wadüd es esa meta única del corazón que busca el amor a Dios. Pero el amor solamente es posible si el amante es consciente del amado, así como de su belleza y de su perfección.

Para la mayoría de la gente, esta conciencia depende de sus sentidos, y los sentidos son muchos. Cada uno es atraído por cosas diferentes. Cuando el alma es consciente de sí misma y uno es consciente de la propia alma, entonces los sentidos siguen al alma que es consciente del todo. Dios es el único Amado del alma, porque toda la perfección está en Él. Todos los sentidos están extasiados con el dulce e inagotable sabor de esta perfección.

¿Cómo alcanza uno ese estado de sensibilidad y conciencia cuando a la car­ne, de forma natural, le encantan la vida, los placeres, la salud, la casa, la propie­dad, los negocios, etcétera, etcétera? Ningún hombre corriente necesita educación, inteligencia, incentivo o guía para que le encanten estas cosas. Pero para amar a Dios, al menos necesita inteligencia y guía para poder darse cuenta de que todo lo que le gusta de forma natural es una posesión de Dios, y es Su regalo, y que todo esto es un signo de Su cuidado y amor por él.

Todo lo que al hombre le encanta es temporal, de la misma forma que él también lo es. Solamente su alma sagrada, el regalo más grande que se le ha hecho, y el Propietario del alma, su Creador, son eternos. Darse cuenta de esto 

es un regalo mucho más grande que lo que se podría poseer en este mundo. Porque cuando Dios ama a Su siervo, Él le da comprensión, conciencia, fe y el amor a El.

Llámase Wadüd entre los hombres a aquel que quiere para los otros lo que quiere para él mismo. En verdad, él antepone la necesidad de los otros a la suya. Una persona así de bienaventurada ha dicho: “Ruego que yo sea extendida por todo el infierno para que los pies de los pecadores no se abrasen.”

Incluso cuando se sufre de manos de aquellos para los que uno desea más de lo que desea para sí mismo, se debería decir, como dijo el Amado de Dios (Que la paz y las bendiciones de Dios sean sobre él) cuando fue herido en la batalla de Uhüd: “Oh Señor mío, guía a mi tribu bien, porque no saben lo que hacen, no conocen la Verdad.”

‘Abd aI—Wadud es aquel cuyo amor por Dios y por los que aman a Dios ha sido perfeccionado. Cuando Dios ama a su siervo, Él extiende el amor por ese siervo a lo largo y a lo ancho, de forma que todos, excepto el desatento, le aman también. Mahoma, el amado de Dios (La paz y las bendiciones de Dios sean sobre él), dice: “Cuando Dios ama a un siervo, Él llama al arcángel Gabriel (Que Dios le bendiga) y dice: “Yo amo a este siervo Mío, ámale tú también.’ Entonces, Gabriel (Que Dios le bendiga) llama a los cielos y dice¡: "¡Oh!, vosotros que estáis en los cielos, Dios ama a este siervo, amadle vosotros también.”Así que todo lo que existe en los cielos le ama. Entonces, el amor a este siervo se les propone a las criaturas de la tierra y éstas también le aman.”

El recuerdo de Allah..

Copyright © 2001 Asociación Naqshbandi Haqqani de Argentina.

Todos los derechos reservados.