Enseñanzas en nuestro camino...

Calificaciones de un Maestro

El maestro debe tener cuatro cualidades:

1- El debe ser un erudito en todas las obligaciones de la religión.

2- El debe ser un conocedor (arif).

3- El debe ser un experto en el camino de purificación del ser.

4- El debe estar autorizado por su sheik para guiar.

 

Un erudito en las obligaciones de la religión

 

El maestro debe ser un erudito en todas las obligaciones religiosas, tales como las condiciones de las oraciones prescriptas, las condiciones del ayuno prescripto y las condiciones de la limosna prescriptas. Debe ser conocedor en jurisprudencia Islámica y todos los asuntos necesarios de la Ley Divina. Debe ser un erudito en la ciencia del monoteísmo (Unicidad de Dios) y en todas las otras condiciones de la fe.

 

Un conocedor

 

Ser un conocedor significa que el maestro debe tener el conocimiento de las condiciones del estado de excelencia, como fuera mencionado por el Profeta (saw) en la Tradición, "Alaba a Dios como si lo vieras, y si no lo ves a El sabed que El te ve."

Un conocedor debe dar testimonio en su corazón que Dios es Único en Su Esencia, en Sus Atributos y en Sus Acciones. El debe saber sobre Sus Atributos por medio de visión y sabor, por haber experimentado la auto-anulación en la Divina Presencia.

 

Santificado

 

El maestro debe ya haberse purificado o santificado a si mismo como buscador bajo un maestro propio. Debe ser conocedor de las distintas etapas del ego, sus enfermedades y defectos. El maestro debe ser conocedor pleno de todos los métodos que satán utiliza para entrar en el pecho. Debe ser conocedor de todos los métodos de santificar a los demás y los métodos para curar a sus seguidores y elevarlos hasta el estado de perfección.

 

Si un buscador viene al sheik con veracidad y sinceridad perfectas, pidiendo ser iniciado en la orden, el sheik no debe apresurarse para iniciarlo, hasta que sepa que permanecerá digno de confianza cuando logre el objetivo. Debe mirar a su capacidad. Si su capacidad corresponde a la capacidad de los cercanos, entonces le mostrara el camino ya que es camino de los confiables. Ese camino esta construido sobre vencer la voluntad propia y conectarse y someterse a si mismo a la voluntad del sheik. El buscador debe hacer como el Profeta (saw) dijo, "Morir antes de morir!".

 

Debe dejar su voluntad natural, que lo obliga a moverse según su mente, y dejar todos sus asuntos a la voluntad del sheik. El sheik lo elevara a través de un camino lleno de dificultades, lo entrenara a través de la alabanza y lo guiara hacia un estado de completa auto-entrega. Solo esto lo elevara a la Divina Presencia.

 

Es por ello que Khwaja Ubayd Allah al-Ahrar dijo,

Quien es el sheik?. El sheik es el que conoce, a través de la visión que Dios le otorgo, la capacidad de su discípulo. Desde el día en el que lo conoce hasta el día de su muerte, el sabrá el estado que alcanzara el discípulo, de que manera saboreara y de que manera llegara a la Divina Presencia. Si el sheik no puede alcanzar ese conocimiento, le esta prohibido darle iniciación al buscador. El sheik debe evitar la riqueza de su discípulo.

 

Si el discípulo desea ayudar al sheik es su opción. Los estados de guía están sobre todos los estados y el maestro no debe pedir sino de la Divina Presencia.

Se dice que una vez un discípulo de Junayd vino a él y quiso entregarle todo su dinero. Junayd se negó y dijo, 'No'. Cuando ese mismo discípulo alcanzo el estado de perfección y fue elevado a la Divina Presencia, vino a Junayd y una vez mas ofreció darle todo su dinero. Esta vez Junayd dijo 'Si. Ahora acepto, porque lo que das ahora no lo lamentaras después'.

 

No nos gusta que los discípulos den todo su dinero al sheik antes que hayan alcanzado el estado de perfección porque ellos lo pueden lamentar luego y sentirse en deuda. Esto los perjudicara. Cuando el discípulo alcance dicho estado dará su dinero con sinceridad y no lo lamentara después. La evidencia de esto es cuando Abu Bakr (R) y Umar (R) vinieron al Profeta (saw) y en principio Abu Bakr (R) entrego todo su dinero. El Profeta (saw) pregunto, 'Que has dejado para tu familia?' El respondió, 'He dejado a Dios y a Su Profeta (saw)'. Cuando el discípulo llega al estado de verdadera generosidad y verdadera perfección, entonces el sheik acepta lo que se le de.

 

Si no ha llegado a ese estado el regalo no debe aceptarse.

El sheik no debe ordenar a ninguno de sus seguidores que haga algo que el no haría o no podría hacer. Debe conocer todas las acciones obligatorias y prohibidas según la Ley Divina. Similarmente, el debe conocer todos los estados de la espiritualidad, y debe haber probado de todos los sabores, para así ser un ejemplo, y cuando habla, hablara con real conocimiento.

 

Un ejemplo de esto es una dama que se presento a un sheik perfecto con su hijo, diciendo, "Mi hijo esta siempre pidiéndome dulces. Por favor rece por el para que deje ese hábito ya que no siempre tengo dulces para darle." El le dijo, "Sea paciente por tres días y luego tráigalo a mi." Luego de tres días, lo trajo y el sheik le dijo, "Hijo mío, no comas caramelos, ya que son malos para tu estomago." Desde ese día en más el niño no volvió a comer dulces. Algún tiempo después alguien le pregunto al sheik, "Por que espero tres días para darle ese consejo al niño?"

 

El sheik respondió, "Cuando la señora vino a mi, me pidió que evitara que su hijo comiera dulces. No podía hacer eso por él, porque yo mismo estaba bajo la tentación de comer dulces. Entonces deje de comer dulces por tres días. Cuando yo deje de hacerlo pude hacer una suplica por él y esa suplica fue aceptada."

Qushayri relata en sus "Cartas" que una vez se le pidió a Hallaj que hablara sobre la pobreza. El dijo, "Espera un momento". Ingreso en su casa salio a otro lugar y luego volvió. Luego tomo asiento y hablo, diciendo que la pobreza consistía en tal o cual cosa. Un discípulo le pregunto,"Oh mi sheik, por que no hablo así desde el principio?" el dijo, "Cuando se me pregunto, yo aún tenía un dirham en mi casa. Yo no podía hablar sobre la pobreza mientras aun tuviera algo. Entonces fui, tome ese dirham,  lo gaste en el camino de Dios, y luego pude hablar sobre la pobreza."

 

La autorización del Maestro

 

El sheik debe tener autorización de su maestro para entrenar a sus seguidores e indicar los pormenores del Camino. Ese permiso debe llegar a él a través de la cadena de gransheiks desde uno a otro, hasta el Profeta (saw). Así como una persona sabia no se dirige a un médico sin licencia para curar, así el buscador en este camino debe encontrar a un guía perfecto que ha recibido la licencia, y permiso de su sheik.

 

Imam Muslim dijo, "Este gran conocimiento (el conocimiento del ser) es en si mismo la religión. Entonces debéis saber de quien tomáis tu religión". En el libro de Hafiz ibn Ali, Kanz al- ummal, encontramos la siguiente traducción. El Profeta (saw) dijo,"Oh Umar, vuestra religión es tu carne y tu sangre. Mirad a aquellos de quienes tomáis tu religión, tomadla de aquellos que están en el camino correcto y no de aquellos que se han desviados". Un conocedor dijo,"El conocimiento es un espíritu que se sopla en los corazones, no es filosofía ni lindas historias por ser escritas. Elige con cuidado de quien la tomas.”

 

Señales de maestría

 

La principal indicación de maestría es que al sentarse con un maestro se siente un soplo de fe y placer espiritual. No habla de otra cosa que nos sea de Dios. Siempre aconseja el bien. Beneficia estar en compañía tanto como benefician sus palabras. Beneficia estar lejos de él tanto como beneficia estar cerca de él. Debes ver entre sus discípulos la imagen de fe, sinceridad, humildad y piedad (conciencia de Dios) y debéis recordar, cuando te mezcléis con ellos, mantener el más alto estado de amor, verdad y respeto a los demás. Debéis ver que sus seguidores representan diferentes clases de gente en la comunidad. Así eran los Compañeros del Profeta (saw).

Copyright © 2001 Asociación Naqshbandi Haqqani de Argentina.

Todos los derechos reservados.