Bismilahi ar Rahmani ar Rahimi (En nombre de Allah el Clemente el Misericordioso"



 

 

Darwish Muhammad as-Samarqandi

 

No es mi costumbre, si las pruebas vienen por mi camino, huir de ellas,
tampoco, si se me inunda de alegría abandonarme en ello;
pues no soy de aquellos que por perdida de una cosa se consuelan con otra.
Yo deseo nada menos que el Todo.

  

Abdul Qadir Gilani.1

 

Darwish Muhammad as-Samarqandi fue el Gran-Intercesor de los famosos santos y la bendición de los eruditos del Islam. El fue el amanecer y la luz tanto del Este como del Oeste. Fue el maestro del reino de la guía. Creció en la casa de su tío, quien le enseño los mejores modales, lo educo dentro del conocimiento espiritual y religioso y lo nutrió de la fuente de la moralidad y la ética. Calmo su sed con realidades celestiales y conocimiento invisible hasta que su corazón se convirtió en una casa de la inspiración, como Dios dijo en la sagrada Tradición, "Ni Mi cielo ni Mi tierra me pueden contener, pero el corazón de Mi siervo creyente Me puede contener."

Se lo conocía en su tiempo como Darwish Wali. Supo abarcar todos los distintos tipos de entendimientos de la religión. Pudo deshacer el desvió de muchos de los falsos maestros de su tiempo. Reavivo corazones adormecidos. Curo corazones rotos, hasta convertirse en la bendición de su tiempo y la esencia humana de la guía. Tuvo muchos seguidores a través del país. Su casa y su mezquita estaban llenas de visitantes pidiendo y buscando su guía.

Una vez después de un encuentro, Shaykh Muhammad az-Zahid le dijo que subiera cierta colina y lo esperara allí. El shaykh le dijo que iría después. Darwish Muhammad obedientemente fue como el shaykh le había indicado. Su conducta fue perfecta. Fue y espero hasta que el shaykh llegara, sin usar su mente para preguntar: como iré?, que haré cuando llegue?, y así sucesivamente. Se movió inmediatamente. Llego la hora de la oración de la tarde y el shaykh no aparecía. Luego vino la hora de la oración de la noche y su ego le dijo, 'Tu shaykh no viene. Debes volver. Tal vez el se olvidó.' Pero su verdadero ser le dijo, 'Oh Darwish Muhammad, cree en tu shaykh. Cree que el ciertamente viene en camino, tal como dijo. Debes esperar.'

Como el corazón de Darwish Muhammad iba a creerle a su ego, cuando su corazón era elevado a la presencia de su shaykh?.Tomo coraje y espero. La noche llego y hacia frió en la colina. Paso toda la noche despierto. Su única fuente de calor era su dhikr de la illaha ill-Allah. Llego el amanecer y el shaykh todavía no había llegado. Tenia hambre y comenzó a buscar algo para comer. Encontró árboles de frutas. Comió y siguió esperando al shaykh. El día paso, y luego el próximo día. Nuevamente estaba en confrontación con su ego, pero seguía pensando, 'Si mi shaykh es un verdadero shaykh, el sabe lo que esta haciendo.'

Paso una semana y luego un mes. El shaykh todavía no llegaba. La única distracción que tenia Darwish Muhammad era dhikr Allah y sus oraciones diarias, que eran su única otra actividad. Así continuo hasta que el poder de su dhikr hizo que los animales se aproximaran a el e hiciesen dhikr con el. Comprendió que ese poder milagroso venia de su shaykh.

Llego el invierno y el shaykh aun no llegaba. Comenzó a nevar. Hacia un frió extremo. No había alimentos. Comenzó a cortar la corteza de los árboles y alimentarse con la humedad que había adentro. Se alimentaba de raíces y cualquier hoja verde que pudiese encontrar. Los venados venían hacia el y comenzó a extraer leche de ellos. Este fue otro milagro. Fue elevado a niveles espirituales mas y mas altos. Su maestro le mando conocimiento espiritual a través de estos milagros. Khidr apareció y le otorgo enseñanzas.

Un año paso, luego otro, luego un tercero, y luego un cuarto año. El shaykh no venia. Darwish Muhammad estaba en un completo estado de paciencia. Siguió pensando, 'Mi shaykh sabe lo que hace.' Al final del séptimo año comenzó a oler la fragancia de su shaykh llenado todo el espacio alrededor de el. Corrió al encuentro de su shaykh. Todos los animales salvajes venían detrás de el. Estaba completamente cubierto de pelo. Shaykh Muhammad az-Zahid llego. Cuando Darwish Muhammad lo vio sintió una inmensa alegría en su corazón. Corrió a el y le beso la mano y le dijo mientras lloraba, 'Salamu Alaykum Oh mi shaykh!. Como lo quiero Oh mi shaykh!.' El shaykh le dijo, 'Que haces aquí?. Por que no bajaste?.' El dijo, 'Oh mi shaykh, tu me dijiste que viniera aquí y te esperara, entonces eso hice.' El shaykh dijo, 'Que tal si me hubiese muerto o me hubiese olvidado?.' Darwish Muhammad dijo, 'Oh mi shaykh, como vas a olvidarte si eres el representante del Profeta .' El dijo, 'Y que tal si me hubiese ocurrido algo?.' Darwish Muhammad dijo, 'Oh mi shaykh, si no hubiese permanecido aquí, esperado y obedecido, no hubieses venido con permiso del Profeta .' Darwish Muhammad había detectado en su corazón que su shaykh venia por orden del Profeta .

El shaykh sonrió y dijo, 'Ven conmigo.' En ese momento vertió en su corazón el secreto de la Cadena de Oro de la Orden Naqshbandi que el tenia en su corazón. Luego le ordeno que fuese shaykh de los discípulos. Darwish Muhammad permaneció al servicio de su shaykh hasta que el shaykh Muhammad az-Zahid falleció.

Darwish Muhammad falleció el 19 de Muharram, 970 AH/ 1562 EC. Transmitió el secreto de la Orden a su hijo, Muhammad Khwaja al-Amkanaki.

 


Notas

1-Abdul Qadir Gilani, citado en Shaykh al-Arabi ad-Darqawi, Letters of a Sufi Master. Traducido por Titus Burckhardt, p. 26


 

 

Copyright © 2001 Asociación Naqshbandi Haqqani de Argentina.

Todos los derechos reservados.