Descubriendo a los Angeles

por Sheikh Hisham Kabani an-Naqshbandi
 traducción de Hamida Torres

Página 1/3

Cuando el Infierno fue creado,

los corazones de los ángeles se movieron

de sus propios lugares.

Cuando los seres humanos fueron creados

esos corazones volvieron a su lugar. 

 

Exordio

  

Alabado sea Dios, Quien nos ha inspirado con los maravillosos signos de Su creación y nos ha otorgado la bondad de Su conocimiento y amor enviándonos Sus mensajeros, mostrándonos Sus verdades, tanto la manifiesta como la escondida. Alabado sea Dios, Quien nos ha permitido husmear en Sus tesoros escondidos, Quien se embelleció a Sí Mismo con Sus atributos divinos antes que existieran los lenguajes, y Quien está solo en las más altas estaciones de Belleza y Majestad hacia donde todos los buscadores son atraídos y adonde tienen la esperanza de llegar. Allí, los amantes cantan y bailan en Su recuerdo con amor ardiente. Allí, los sinceros servidores buscan Su placer como mensajeros de Su divina presencia. Él es el Primero en ser glorificado sin principio. Él es el Eterno sin final. Él es el Rey Quien solo crea e inventa. Él es el Dueño y el Gobernante de Su reino tanto el visible como el invisible, ángeles y seres humanos. Él es el Señor a Quien nadie se asemeja, nunca en súplica ni en necesidad de nada. Nada Lo puede contener, y Él lo contiene todo.

 

Él es el Auto-Subsistente, Quien sostiene las siete tierras y los siete cielos y a todos los universos con Su poder. Él es único en Sus perfectos atributos. Él es el Viviente, el Eterno, Cuya vida no tiene fin. Él es el Conocedor en Su antiguo conocimiento. Él es el Experto en la creación, el Todo-Abarcante en ambos conocimientos, el oculto y el manifiesto. Él es el Testigo ante Él Mismo de Su propia Unidad. Él es el Todo-Oyente sin necesidad de escuchar. Él es el que Todo lo Ve sin necesidad de mirar, Él es el Atento Quien no pasa por alto nada en relación a Sus ángeles y a Sus servidores. Él es el Preservador Quien nunca olvida, el Guardián de Su creación, el Todopoderoso, Quien trajo una creación sin límites a la existencia. Él es el Proveedor de todo sin que se le pida. Él es la Luz de las luces con la cuál los corazones de Sus creyentes son iluminados. Su Reino no disminuye en pos de Su generosidad más que un océano sin fin cuyas olas siguen rompiéndose en la orilla.

 

Prefacio

 

El Islam como una religión no puede ser entendida sin ángeles. La palabra árabe para ángel, MALAK, significa mensajero, y de acuerdo a la creencia Islámica, Dios ha consignado a Sus ángeles con todo tipo de mensaje divino en el más amplio sentido del término. A través de estos "mensajes" Él desempeña Sus actividades en el universo. Por ejemplo, se dice que un ángel acompaña cada gota de lluvia, y que se necesitan siete ángeles para que crezca una hoja de un árbol. Desde el principio de la creación de los seres humanos - e incluso mucho antes - los ángeles jugaron importantes roles en el universo. Cuando Dios decidió crear a Adán, le ordenó a un ángel que le trajera un puñado de tierra, y luego Él amasó y dió forma a la tierra con Sus propias dos manos. Luego, Dios dió vida al barro de Adán soplando dentro de él algo de Su propio espíritu, y ordenó a los ángeles que se postraran ante Adán. Dios provee guía para la gente durante su vida en este mundo a través de los mensajes proféticos y estos mensajes sucesivamente fueron traídos a los profetas por los ángeles.

 

De este modo, el arcángel Gabriel fue enviado a María con la palabra de Dios, Jesús, y también fue enviado al Profeta Muhammad con el Corán. Y de igual forma que Gabriel hizo descender la palabra de Dios a Muhammad, él también fue el guía de Muhammad en su viaje nocturno (MIRAJ) volviendo a Dios. Estas enseñanzas verdaderamente sugieren que los ángeles son el medio a través del cuál Dios da a conocer la estructura teórica para una vida buena y saludable, y también provee la guía interior y luminosa a través de la cuál la gente se mueve hacia Él en sus propios "viajes nocturnos". Cuando la gente alcanza el final de sus períodos de vida asignados, Dios envía a Azrail, el ángel de la muerte, para tomar sus almas. Cuando ellos entran en la tumba, la primer noche son visitados por dos ángeles, Nakir y Munkar, quienes preguntan sobre sus creencias y actividades en este mundo. A lo largo de la vida de cada persona, hay dos ángeles a cargo de anotar como se comportan, y los rollos de papel que ellos escriben se convierten en documentos decisivos en el Día del Juicio.

 

Se dice que los ángeles son creados de luz, los seres humanos de agua y tierra y los jinn de fuego. El espíritu humano (RUH) es un aliento divino que es soplado en el cuerpo, y de este modo da vida a la tierra y al agua. De acuerdo con las enseñanzas cosmológicas Islámicas, el ser humano está hecho de espíritu, alma, y cuerpo, o luz, fuego, y barro. El espíritu es una sustancia luminosa y clara semejante a los ángeles y por ello podemos decir que todos los seres humanos llevan una naturaleza angélica en sí mismos. El alma es la suma total de las facultades humanas que están situadas entre la luz y la oscuridad, o entre el espíritu y el cuerpo, y este es el dominio del "fuego" del cuál los jinn fueron creados. Esto ayuda a explicar por qué el Profeta dijo que Satán, que es un jinn malvado, corre en la sangre de cada ser humano.

 

La confesión de la fe en el Islam comienza con una afirmación del TAWHID, la Unidad de Dios. Pero las fórmulas coránicas que definen la fe en más detalle, incluyen la fe no sólo en Dios y Su Unidad, sino también en los ángeles de Dios, Sus Profetas, Sus Libros, el Último Día, y la medición tanto de lo bueno como de lo malo. De este modo, la fe no puede ser fe Islámica si deja de lado a los ángeles. Y esto tiene mucho que ver con el hecho que de acuerdo a las enseñanzas cosmológicas y psicológicas Islámicas, los seres humanos no son realmente humanos a menos que vivan dentro de su propia naturaleza angélica - el luminoso aliento divino que fue soplado en su barro después de ser amasado y moldeado por el Mismo Dios.

Descubriendo a los Ángeles es un libro muy bienvenido. Provee muchos relatos tradicionales Islámicos sobre ángeles en un lenguaje hermoso y simple que será apreciado por todos. Como el Sheikh Hisham Kabbani dice: "los ángeles les dan esperanzas a los creyentes". El mundo angélico de luz es el pasado, el presente y el futuro de cada ser humano. Tener esperanza en el futuro está profundamente arraigado en el conocimiento del pasado, lo que a su vez es sólo posible en el momento presente. Vivir cada momento de la mejor manera, es parte de la búsqueda de todo buscador espiritual. Los diferentes aspectos del mundo angélico que están descriptos en este libro son un gran regalo para todos los interesados en la vida del espíritu, sean ellos musulmanes o no, y el esfuerzo del Sheikh Hisham será apreciado no sólo por aquéllos que lean el libro, sino también por los que sin leerlo, reciban esperanza de los lectores que narren estas historias.

 

SACHIKO MURATA , Mt. Sinai,NY Agosto, 1995

 

Al Lector

 

Gentil lector, les brindo el saludo tradicional que ha sido usado por gente espiritual en todo el mundo: la paz sea con ustedes.

Yo estoy muy feliz de ver la creciente toma de conciencia entre el público en general, del fenómeno conocido como "ángeles". Este es un signo del despertar a la creencia del vasto mundo invisible alrededor nuestro y también el despertar del ansia de ir más allá de los límites de nuestros sentidos espirituales, para poder realizar el inexplorado potencial en cada uno de nosotros.

Ciertamente los ángeles existen. Ellos tienen un lugar en el cosmos entre millares, incontables servidores de nuestro Creador y cumplen un rol especial en el plan divino.

 

Desde el principio de la morada de la humanidad en este mundo han existido y hay personas entre nosotros que poseen un regalo precioso y extraordinario: la habilidad de penetrar y entender algunos de los misterios de este universo sutil y traer de vuelta para el resto de nosotros las perlas de su sabiduría y experiencia. Estos hombres y mujeres son los santos y gente consagrada que es conocida por todas las culturas y civilizaciones. El corazón de cada buscador anhela encontrarse con uno de ellos.

Yo fui privilegiado y honrado en extremo, no sólo por conocer sino por acompañar a dos grandes santos de la mística tradición Islámica de la Orden Sufí Naqshbandi: al Sheikh Abdullah al-Daghestani del Cáucaso y al Sheikh Muhammad Nazim al-Haqqani de Chipre, quiera Dios santificar sus benditas almas y elevarlos más y más alto en conocimiento y sabiduría.

 

Después de muchos años y pasado un riguroso entrenamiento, ellos volcaron en mi corazón algo de su inmenso conocimiento y sabiduría. Es mi deseo sincero, ser capaz de relatar algunas de estas experiencias a ustedes junto con un pequeño ejemplo de los magníficos depósitos de sabiduría sobre el mundo angelical que están contenidos en nuestra tradición Sufí. Espero que encuentren que vale la pena esta aventura y que ustedes, queridos lectores, puedan animarse a viajar más allá.

 

Sheikh Hisham Kabbani.

 

Reconocimientos

 

Mi especial agradecimiento al Dr. Gabriel Haddad por su correcta devoción, Dr. Laleh Bakhtiar y Liaquat Ali, KAZI Publicaciones, y muchos otros seguidores de la más distinguida Orden Naqshbandi.

Copyright © 2001 Asociación Naqshbandi Haqqani de Argentina.

Todos los derechos reservados.