Bismilahi ar Rahmani ar Rahimi (En nombre de Allah el Clemente el Misericordioso"



 

En la Oración Ritual

 

Debes rezar tan pronto como el tiempo de oración llegue. Debes realizar la ablución y ir a la mezquita para el tiempo de la Llamada (Adhan) para las oraciones obligatorias. Cuando no, deberías por lo menos, empezar a prepararse nada más oír la Llamada. 

El Profeta, la paz sea con él, ha dicho: "La superioridad del principio del tiempo asignado a cada oración es igual que la superioridad del otro mundo sobre este" y " al principio de este periodo es El Placer de Dios, y a su final Su Perdón".

 

Ten el cuidado de practicar siempre las sunnas regulares descritas en la Ley, que son aquellas que preceden a las obligatorias y aquellas de después. Tened cuidado de perder cualquiera de ellas fuera de la complacencia, y si alguna vez pierdes alguna con excusa, entonces realízala tan pronto como sea posible. Mantén reverencia y corazón atento mientras rezas. 

Perfecciona tu postura, entona el Quran y medita sobre su significado, perfecciona tu reverencia, tu postración y los demás actos esenciales.

Ten cuidado de mantener las sunnas y buenas maneras que son indicadas en la Ley, y evita todo aquello que invalide la oración o que impida que esta sea perfecta. Si lo realizas conforme a esto tu oración surgirá blanca y brillante dirá: "¡Que Allah te guarde como tu me has guardo a mí!" De otra manera será negra y oscura y dirá: "Que Allah te arruine igual que tu me has arruinado a mi".

El Profeta, la paz y las bendiciones sobre él : "Solo aquello de lo que el creyente es consciente durante su oración se le acredita a él".

 

Al-Hasan al-Basri, que Allah esté complacido con él, ha dicho: "Cada oración en la que el corazón no está atento está más cerca del castigo [que su recompensa]". Satán, que Allah lo maldiga, está empeñado en distraer el creyente durante su oración, por lo que en el momento que tiene las intención de rezar él abre muchas puertas dentro de los asuntos mundanos y le recuerda cosas que no estaban en absoluto en su mente antes. 

El esfuerzo del repudiado es distraerlo de concentrarse en Dios y aproximarse a Él, porque si una persona pierde esto también olvidará el acercamiento de Dios a él, y puede llegar a salir de su oración cargado [de sus pecados]. Esto es por lo que los erudito, que Allah tenga misericordia de ellos, que aquel que va a comenzar una oración recite Qul audhu bi-rabbin-nas (sura 114), como protección ante Satán.

No debes limitarte a tí mismo a las mismas suras a los mismos tiempos, excepto en las indicadas en la Ley, como por ejemplo As-Sajda y Al-Insan los domingo por la mañana.

 

También debes tener cuidado de no limitarte a los suras cortos como Al-Kafirun, Al-Ihlas, Al-Falak o An-Nas. Si diriges una la oración en congregación debes realizarla breve, como es recomendada en el hadith de Muâh, que Allah esté complacido con él, que una vez dirigió una oración y la prolongo tanto que un hombre fue al Mensajero de Dios, que las bendiciones de Dios y la paz sean con él, y se quejó. El Profeta le dijo: "¿Eres un trabajador en la sedición, oh Muâdh? Recita Sabbihisma Rabbikal-Ala, Wash-shamsi Wa-duhaha y Wal-layl idha yaghsha".

Todo aquél que mire en los libros de hadith reconocerá [la verdad de] lo que hemos dicho. Se relata que la última oración que dirigió el Mensajero de Dios, que la paz y las bendiciones sean con él, fue una del anochecer y recito Wâl murasalati ûrfan [77].

 

Y Allah guía a quien Él quiere al camino recto.

 

Las posturas a tener en cuenta durante la oración.

El desvelamiento del Cuarto Velo: La oración

Las diferentes Oraciones. El segundo pilar del Islam.

El "Yoga" de los profetas.

Copyright © 2001 Asociación Naqshbandi Haqqani de Argentina.

Todos los derechos reservados.