Bismilahi ar Rahmani ar Rahimi (En nombre de Allah el Clemente el Misericordioso"



 

 

 

Los principios de transmisión en la orden Naqshbandi.

por Sheik Hisham al-Kabani.

  

(El Camino Naqshbandi, Historia de los Santos de la Cadena de Oro.)

 

Los títulos de la cadena Naqshbandi.

  

La denominación de la Cadena de Oro Naqshbandi ha cambiado de siglo en siglo.

Desde el tiempo de Abu Bakr as-Siddiq (r.a.a.) hasta el de Bayazid al-Bistami se denominaba as-Siddiqiyya. Del tiempo de Bayazid hasta el de Abdul Jalik al-Ghujdawani se llamaba at-Tayfuriyya.

Del tiempo de Abdul Jalik al-Ghujdawani hasta el de Sheik Naqshband se llamó la Khwajaganiyya.

Desde el tiempo de Sheik Naqshband y durante el de Ubayda Allah al-Ahrar y de Ahmad Faruqi, fue llamada Naqshbandiyya.

Naqshbandiyya significa "atar el naqsh muy bien". El naqsh es el grabado perfecto del nombre de Allalh en el corazón del aspirante, seguidor, estudiante o discípulo.

Del tiempo de Ahmad al-Faruqi hasta el del Sheikh Jalid al-Baghdadi fue llamada Naqshbandiyya Jalidiyya. Del tiempo de Ismail ash-Shirwani hasta el de Sheikh Abd Allah ad-Daghestani, fue llamada Naqshbandiyya Daghestaniyya.

Y hoy es conocida por el nombre de Naqshbandiyya Haqqaniyya.

  

La transmisión "Uwaysi" del conocimiento espiritual.

  

Sheik Bahauddin Naqshband al-Uwaysi al Bujari recibió el dhikr silencioso de la presencia espiritual de Khwaja Abdul Jalik Ghujdawani. Nunca se encontraron físicamente porque hubo cinco Sheikhs entre ambos en la Cadena de Oro. Del mismo modo Abul Hasan al Jarkani tomó la guía espiritual y la iniciación en la Orden Naqshbandi de la presencia espiritual de Bayazid al-Bistami. En esta forma de transmisión espiritual, los espíritus, se encuentran en el mundo de los espíritus, que está  más allá  del plano material. Aquel que recibe el conocimiento a través de la espiritualidad de un maestro fallecido en la vía Naqshbandi, es llamado de estos dos modos, Uwaysi y Naqshbandi. La conexión espiritual es tan poderosa y efectiva como la conexión física. El signo del favor de Dios, Todopoderoso y Exaltado, sobre Su siervo es que autoriza a uno de Sus santos a elevarlo a la Divina Presencia.

 

Esa es la razón por la que muchos santos de los primeros tiempos fueron guías de aquellos que les sucedieron a través de esta conexión espiritual (Uwaysi). Es bien sabido que muchos santos han estado bajo el cuidado y la guía de profetas y otros santos que los elevaron.

Como dijimos, Abdul Jalik al-Ghujdawani fue elevado por Jidr (a.s.), Uways al-Qarani (r.a.a.), y las presencias espirituales de Ali ibn Abi Talib (a.s.) y Abu Bakr as-Siddiq (r.a.a.). Luego Abdul Jalik elevó a Sheik Naqshband, quien también recibió la guía de Uways al-Qarani, de Ali (a.s.), de Abu Bakr (r.a.a.), y del Profeta (s.a.w.s.). Jafar as-Siddiq (a.s.) elevó a Bayazid al-Bistami. Bayazid al-Bistami elevó a Abul Hasan al-Jarqani. Ubayd Allah al-Ahrar fue elevado por la conexión espiritual de Jesús (a.s.) y de Sheik Naqshband. Es sabido que Ahmad al-Faruqi, en añadidura al poder espiritual que recibió de Sheik Naqshband, también recibió soporte espiritual y apoyo de Ali (a.s.).

 

Sheikh Sharafuddin ad-Daghestani fue elevado en espiritualidad por Abu Bakr as-Siddiq (r.a.a.) y por Muhammad (s.a.w.s.). Sheikh Abd Allah ad-Daghestani estuvo bajo la guía espiritual de Ali (a.s.), de Uways al-Qarani (r.a.a.), de Abdul Jalik Gujdawani y de Sheik Naqshband. Sheikh Nazim recibió en añadidura a la guía recibida de Sheikh Abd Allah y Sheikh Sharafuddin, la guía de Jalaluddin Rumi y la de Abdul Qadir Gilani, que fueron sus bisabuelos por parte de su padre y de su madre respectivamente.

Estos son los Sheikhs de la Orden Naqshbandi mencionados por Sheikh Abd A1lah ad-Daghestani, que en añadidura a su conexión física, recibieron la conexión Uwaysi. Son conocidos como los Sheikhs de las Dos Alas, lo que quiere decir que en ellos se combina tanto un linaje físico como un linaje espiritual. Estos santos son únicamente nueve. Cada uno representa uno de los nueve puntos espirituales en el tórax del ser humano. A través de estos puntos, estos santos pueden alcanzar a sus seguidores en cualquier momento.

 

Por tener la autoridad sobre estos nueve puntos, consideran a toda la humanidad sus seguidores, sean o no conscientes de su conexión espiritual. A través de estos puntos, que son de naturaleza "Uwaysi", pueden alcanzar y afectar a cualquier ser humano, interceder por él, e inspirar en su corazón lo necesario para dirigirlo al Amor Divino, aunque nunca se lleguen a encontrar físicamente.

   

Sheik Abd Allah Ad-Daghestani y su visión de Uways Al-Qarani (r.a.a.).

  

Nuestro gran Sheik, Abd Allah ad-Daghestani, dijo:

"Después de que muriera Sheik Sharafuddin yo esperaba una apertura para emigrar a Turquía, y me encontraba haciendo un retiro en la mezquita junto a la tumba de mi Sheik, rezando una noche, antes de la oración del alba. Era una noche fría y de nieve. Podía sentir el frío en los huesos. Se oía caer la nieve suavemente en los árboles y el aullido de los lobos en el bosque. Oí una voz que llamaba mi nombre, "Abdullah Effendi". Miré a mí alrededor pero no veía a nadie. Entonces oí la voz otra vez que llamaba, "¡Adb Allah!" Miré otra vez pero seguía sin ver a nadie. Yo sabía que era la voz de mi Sheik. La calidez de su voz me llenó de energía y corrí afuera, sin ponerme siquiera los zapatos ni el abrigo de lana. Vi a mi Sheik en una visión brillante, de pie en la colina. Me llamó y me dijo, "Abd Allah Effendi, ven". Ni pensé en ponerme los zapatos. Caminé sobre la nieve y podía sentir el calor del Amor Divino que emanaba de su espíritu. Cuando llegué hasta él me dijo, "Hijo mío, me ha sido ordenado que esta noche te lleve a la presencia de Uways al-Qarani (r.a.a.) por orden del Profeta (s.a.w.s.)".

 

Entonces dijo, 'Hijo mío, tómame la mano.' Yo estaba muy feliz de tomarle la mano a mi Sheik. Tan pronto como le cogí la mano aparecí en un grupo de santos, en presencia del Profeta (s.a.w.s.). Uways al-Qarani (r.a.a.) estaba allí sentado. Entramos, y encontramos que nos habían dejado dos asientos libres para que nos sentáramos. Presentamos nuestros respetos nos sentamos en nuestros sitios. Entonces Ali (a.s.) se levantó y dijo, 'Por primera vez vamos a revelar este secreto a la compañía de los santos. Sólo ahora hemos recibido el permiso del Profeta (s.a.w.s.) para que este secreto aparezca.'

Vi que estaban presentes en el encuentro los 7.007 santos Naqshbandi, junto con los 313 santos Naqshbandi que siguen las huellas de los 313 grandes mensajeros, y los grandes Sheiks de la Cadena de Oro. Ali (a.s.) dijo dirigiéndose al grupo y especialmente a mí, "Cuando el Profeta (s.a.w.s.) se estaba muriendo, nos llamó a Umar y a mí a su presencia y nos dijo, "Una vez que yo haya muerto, coged las ropas que ahora llevo, y cuando mi alma se haya ido, se las dais como muestra de mi confianza a Uways al-Qarani. Encontrareis a Uways al-Qarani en tal y tal sitio".

 

Ali (a.s.) dijo, "Mientras el Profeta (s.a.w.s.) yacía en el lecho de muerte, sudaba abundantemente. Cuando su alma abandonó el cuerpo cogimos las ropas empapadas de sudor. Y tal como el Profeta (s.a.w.s.) nos había indicado, nos dispusimos a buscar a Uways al-Qarani. Preguntamos por él, pero nadie lo conocía. Umar dijo, " Oh Ali, no lo encontramos y nadie sabe de él. Deberíamos volver". Pero yo dije, " Oh Umar, eso no es posible. Si el Profeta (s.a.w.s.) dijo que está  aquí, debemos encontrarlo. Quizás es conocido con un nombre diferente". Entonces empezamos a preguntar, "¿conocen a un hombre que es pastor, uno que cuida de su madre y jamás la abandona?" Algunos dijeron, "Si. Pero su nombre no es Uwavs al-Qarani, su nombre es Abd Allah". Y nos mostraron donde vivía. Fuimos hasta allí y vimos en la distancia a un hombre sentado que nos daba la espalda. Nos acercamos. Cuando llegamos hasta él, sin volverse, dijo, "Oh Ali, Oh Umar, dadme mi prenda de confianza". Inmediatamente le dimos la ropa del Profeta (s.a.w.s.). Se levantó, besó la prenda y se la puso, y apretándosela al corazón dijo: " Acepto, acepto, acepto." Nos preguntábamos porqué besaría así la ropa y porqué pronunciaba esas palabras, ya que nunca había visto al Profeta (s.a.w.s.), pero vacilábamos en preguntarle.

 

"Entonces Uways se giró hacia Umar y le dijo. "Oh Umar, ¿cuantas veces viste al Profeta (s.a.w.s.) ?" Umar estaba sorprendido por la pregunta. Y dijo, "Esa es una pregunta extraña. Yo pasé toda mi vida en compañía del Profeta (s.a.w.s.)". Uways dijo, "Yo lo pregunto por una razón. ¿cuantas veces realmente lo viste?" Umar dijo," ¿Qué quieres decir? "¡Yo estaba con él todo el tiempo!" Uways al-Qarani dijo, "Descríbemelo". Umar comenzó a describir al Profeta (s.a.w.s.), sus ojos, sus rasgos, su apariencia. Entonces Uways dijo, "Oh Umar, esta descripción la conoce todo el mundo, incluso los que no creían en él."

"Entonces Uways me miró y dijo, "Oh Ali, ¿cuantas veces viste tú al Profeta (s.a.w'.s.)?" Sabía a lo que se refería, y dije, "Oh Uways, yo solo vi al Profeta (s.a.w.s.) una vez en toda mi vida". Umar me miraba extrañado. Dije, "Lo vi una vez. El Profeta (s.a.w.s.) me llamó y me dijo 'Mírame del ombligo hacia arriba'. Yo miré y vi que el Profeta (saw.s.) desde su ombligo hacia arriba llenaba los universos y los siete cielos De su cuello para arriba me era imposible ver, pues estaba sobre el Árbol del Loto del Ultimo Límite. Entonces me dijo, 'Mira de mi ombligo para abajo'. Miré y vi que todos estos universos, todos estos mundos, estrellas y planetas habían desaparecido y todo lo que vi fue al Profeta (s.a.w.s.), que desde su cintura hasta sus rodillas llenaba el espacio entero. Y desde sus rodillas hasta sus pies, ya fui incapaz de ver.

 

Entonces él (s.a.w.s.) dijo, 'Mírame de arriba abajo', y lo miré, y el Árbol del Loto y el Último Límite y todos los universos habían desaparecido. Todo lo que veía era a Muhammad (s.a.w.s.) en todas partes. y en ese momento supe que Muhammad (s.a.w.s.) es el corazón de la Divina Presencia". "Entonces Uways me miró y dijo, 'Tú realmente has visto al Profeta (s.a.w.s.) una vez. Por eso es que dijo de tí, "Yo soy la ciudad del Conocimiento y Ali es su puerta". Dios ha dado este Divino conocimiento también a Abu Bakr as-Siddiq, pues como dijo el Profeta (s.a.w.s.), 'Todo lo que Dios derramó en mi corazón, yo lo derramé en el de Abu Bakr as-Siddiq.'

'En este estado de maravillamiento, Umar le pregunto a Uways, " ¿Cual es el significado de la ropa que te hemos traído?" y él dijo, "Oh Umar, ese es uno de los secretos más grandes, y no será revelado a la gente hasta los Últimos Días de su comunidad. Mientras el Profeta estaba muriendo estaba intercediendo por su Comunidad."

 

'Entonces dijo, "Su Comunidad incluye a todos los seres humanos. Y por eso es que Dios dijo, "Dí (Oh Profeta): ¡Oh humanidad! Es cierto que yo soy para todos vosotros el Mensajero de Dios, a Quien pertenece la soberanía de los cielos y la tierra'. (7,158). El Profeta (s.a.w.s.) pidió por la intercesión y Dios dio el permiso. Y él intercedió en ese momento por todo individuo que Dios ha creado. Y según pedía sudaba, y cada gota de sudor representaba un ser humano. Tomó la carga de cada persona, hasta que estuvo satisfecho de que Dios había perdonado a todos y cada uno. Entonces dejó este mundo. Y los símbolos de ese perdón son las gotas de sudor que empaparon su ropa. Esta ropa me fue dada porque el Profeta (s.a.w.s.) quería decirme, "Oh Uways, te paso el Conocimiento Divino a tí para que purifiques a la Comunidad después de que cometan pecados o malas acciones. Tú debes de pasar este poder a tus sucesores, de mí hacia tí, y de tí hacia ellos."

 

Ali (a.s.) dijo que Uway s al-Qarani (r.a.a.) dijo, 'Yo no ví al Profeta (s.a.w.s-) físicamente, pero en todos los momentos del día, yo estuve con él durante su vida. He recibido de él toda cuestión de importancia para su comunidad. Y voy a transmitir este secreto a todos los sucesores y herederos de entre los santos de Dios. Ellos recibirán el secreto del poder purificador sin necesidad de la conexión física, sino a través de una conexión espiritual, para que sea revivida en cada siglo, hasta el Día del Juicio",

Entonces Ali (a.s.) dijo al grupo de los santos, pero dirigiéndose a mí, 'Lo que se transmite a tí y a muchos santos antes que a tí, proviene de este poder de Uwaysi. Es la primera vez que este secreto ha sido revelado, con permiso del Profeta (s.a.w.s.)", Entonces mi Sheikhh me dijo, 'Oh hijo mío, ahora puedes volver a tu retiro'. Tan pronto como dijo esto, me encontré a mí mismo entrando en la mezquita y sintiendo el frío otra vez."

De cuando en cuando, los santos experimentan tales inspiraciones y visiones a través del poder espiritual de sus exaltados predecesores.

   

El Camino Naqshbandi, Historia de los Santos de la Cadena de Oro.

 

Copyright © 2001 Asociación Naqshbandi Haqqani de Argentina.

Todos los derechos reservados.